sexo en mi ciudad

Vivencias de un gay al estilo de la mítica serie de televisión SEX AND THE CITY. Muy divertido!

sábado, enero 24, 2009

Reyes del drama...



(Pulsa PLAY mientras me lees)

A veces uno se queja de tonterías esperando que con esas quejas se arregle el mundo o todo a su alrededor se transforme en algo bonito, duradero y del agrado de uno mismo. La verdad es que nos quejamos por todo. Cuando no salimos con nadie nos quejamos por ello, y cuando tenemos a alguien a nuestro lado también lo hacemos. ¿Somo inconformistas por naturaleza? ¿Necesitamos hacer de nuestra vida una gran queja para ser escuchados y cambiar el mundo?

Me encontraba en una ciudad de casi 150.000 personas y me sentía más solo que la una. Además aquella semana había sido difícil para mi en el trabajo. Sólo hacía mas que quejarme por todo. Y cada queja que daba me hacía parecer más inútil en mi puesto de trabajo ya que suponía que no sabía desenvolverme solo. Todo esto sumado a la anulación como persona que me hacían sentir algunos compañeros del curro y a los sucesivos fallos que había cometido, me hicieron volver a casa con alguna que otra lágrima en los ojos . Mi vida se había vuelto demasiado monótona y no hacía más que quejarme.

Dos manzanas más al sur, Andrés se quejaba porque había cumplido los 30. Se sentía mayor, y no sólo era eso. Le había dado por pensar en lo poco que había hecho en la vida. Sin pareja, casa propia ni trabajo estable. Estaba haciendo de aquella noche un completo drama. Por si no fuera poco, su casero le había estado reclamando ciertos pagos del alquiler de su piso. ¿Qué iba a hacer? ¿Otra escena más para su drama personal?

Montamos dramas con razón y sin razón.Las personas, ya sea por inconformismo o no, solemos olvidarnos del positivismo y recurrir al negativismo. A una visión del drama bastante real.¿Cambiaremos algún día? ¿O nos seguiremos llamando reyes del drama?

lunes, enero 19, 2009

Retomando viejos momentos...


(Pulsa PLAY mientras me lees)

Una fría mañana de enero recibí una llamada de uno de mis mejores amigos, David. Necesitaba hablar con alguien, y aunque en los últimos meses nos habíamos distanciado, pensé que sería un buen momento para reconciliarnos, hablar y ponernos al día. Yo estaba con mi amiga Ana, la cual se unió al café que nos tomamos en la cafetería de siempre. Por el camino, se me ocurrió llamar a Andres y así podríamos retomar aquel grupo de amigos que quedaban de vez en cuando para contarse sus intimidades, miedos y victorias.


Parece mentira, pero hacía tanto tiempo que no quedábamos que el pasado parecía acercarse repentinamente a nuestras vidas y el futuro en tardar a avecinarse. Los trabajos, las parejas, estudios y miles de asuntos más nos habían hecho separarnos y postponer encuentros en los últimos meses.


Una vez en la cafetería, tras besos y abrazos, David nos comentó que lo había dejado con su chico. Andrés, que hacía meses que estaba solo, le consoló con un apretón de manos. Sólo me faltó decir, para romper aquel momento dramático : "¡Volvemos de nuevo los solteros de oro de la ciudad!". Jajaja Menos mal que no lo solté en mitad de aquel primer sorbo de café. Seguramente a algunos no les hubiera gustado. Pero en realidad parecía como si el tiempo no hubiera pasado. Allí estabamos, David, Andrés, Ana y yo, tan solteros y solos como siempre.


Tras algunas informaciones y puestas al día de nuestras vidas nos despedimos obligándonos a retomar aquellos cafés y salidas por la ciudad. No queríamos esperar a que sucedieran situaciones tan dramáticas para tomarlas como excusas y quedar. ¿Qué había de nuestra amistad? ¿Ibamos a dejarla desaparecer por la monotonía de nuestras vidas?
De camino a casa, empecé a acordarme de las divertidas charlas que teníamos y de cómo lo plasmaba todo en mi abandonado blog. Así pues también me he obligado a retomarlo y escribir con más frecuencia. ¿Hace la monotonía que olvidemos las cosas divertidas de la vida? ¿Se puede hacer desaparecer ésta de un día para otro? ¿Volveré a encontrar un amor en mi vida? Jajaja....

viernes, junio 13, 2008

La cita 101 no siempre es perfecta...




(Pulsa PLAY mientras me lees)

Cansado de estar en casa, me propuse alcanzar mi cita número 101. Quizás una cita más me llevaría a descubrir al hombre perfecto. Me arreglé y me cité con un desconocido. Cuatro calles más arriba, David dejaba la casa de Andrés y se dirigía a otra cita.

Mi cita era con un casi cuarentón. Me apetecía conocer a alguien maduro pero joven de mente para quitarme de la cabeza a tanto tío egoísta y a niñatos de mente. Quedamos para tomar un café.El chico estaba bien, además de ser educado y divertido. Me trato muy bien y la conversación fue agradable. Todo fue perfecto y como un insensato me ilusioné por una segunda cita.

David había quedado con un chico irlandés. Era un estudiante de Erasmus que pasaría 4 meses en la ciudad estudiando español y a David le apetecía saltar fronteras. esta vez mi amigo no buscaba sexo. Tan solo quería enamorarse de una vez. Las personas, cuanto más solas nos encontramos, más ansias tenemos por encontrar a esa persona soñada y refugiarnos en ella. A David le encantó el chaval. Era rubio, con ojos azules, alto y el poco español que chapurreba era perfecto para poder entablar una mínima conversación. Las horas pasaron y al despedirse, se citaron para el día siguiente en el mismo sitio.

Tres horas más tarde, David, Andrés y yo quedábamos en mi casa para contarnos nuetras citas. Estabamos superfelices. ¿Habría llegado la cita perfecta? ¿seríamos recompensados por el destino? ¿por tantas citas malas?

Al llegar a casa me conecte al ordenador a ver si lo veía conectado en el messenguer. Y efectivamente allí estaba. Charlamos un rato y me confesó que le había gustado,...pero quería solo sexo. ¡Dios mio! En cualquier otra etapa de mi vida le hubiera dicho un si con una sonrisa de oreja a oreja, pero tal fue la desilusión al ver que no buscabamos lo mismo que le mandé a freir espárragos.

Al día siguiente David quedó de nuevo con su irlandés. Quedaron en un pub cercano. Una cerveza llevó a otra cerveza y la tarde empató con la noche. Tanto se estaban divirtiendo que salieron de marcha. Fueron a unas de las discotecas más concurridas de la ciudad. El calor iba subiendo, las miraditas, los roces casuales,...y David sintiendo que había encontrado a su chico ideal. Bailando en mitad de la pista, el irlandés le dice a David que va al baño y deja a éste sólo en mitad del tumulto. Mi amigo sonreía de felicidad. Al cabo de varios minutos de espera, decide ir a buscarle al baño cuando se lo encuentra allí morreandose con otro. Tal fue su decepción que salió de allí echando leches y se fue a su casa bastante triste y hundido.

Quizás la gente de hoy día no busca atarse ya de por vida, busca sólo amistades con derecho a roce. Tarde o temprano podría llegar el momento en el que les toque enamorarse, pero mientras tanto disfrutan de la vida. Pero, ¿que hay de la gente que ya ha disfrutado de la vida y busca algo más de tranquilidad? ¿hay un club donde poder encontrar a este tipo de personas? ¿o simplemente es la ley de " no me gustas y no sé como decírtelo "? Lo que está claro es una cosa y es que la citas 101 no siempre son perfectas.

sábado, abril 12, 2008

¿Cien citas malas equivalen a una buena?



(Pulsa PLAY para oir la música mientras lees el post)

Al llevar dos añitos soltero, he tenido tiempo de tener muchas citas para conocer y encontrar a mi perdida media naranja. La verdad es que, exceptuando alguna cita decentilla, todas han sido un fracaso, de ahí el título del post. ¿Equivalen 100 citas malas a una verdaderamente buena?

Creo que una buena cita podría ser el quedar en algún sitio en el que se pudiera hablar, una cafetería o simplemente una cena en un restaurante. La conversación debería de ser amena y divertida. Luego se podría dar un paseo y nunca terminar con sexo la primera cita. No se puede dar todo a la primera. Pues bien, ¿por qué nada de esto se ha cumplido en los últimos meses?¿se ha vuelto el destino contra mi?¿existe una conspiración que intenta que me quede soltero de por vida?¿o sigo estando chapado a la antigua por ver tantas comedias románticas?

Generalmente, cuando tengo una cita con alguien me aseguro de conocer a esa persona un poco. Ya sea por internet, teléfono o por medio de los amigos. Luego evito ir a un cine la primera vez (¡¡¡en un cine no se puede hablar!!!) y quedar con el pretendiente en cuestion y toda su panda. Me da terror escénico. Yo a quien voy a conocer es a él y no a todos sus amigos. ¿Coherente, no?. También creo que los silencios largos e incómodos en la primera cita así como los tres días sin llamar después de esta son síntomas de que la cosa no ha cuajado. Y si te propone sexo la primera noche así como si nada, sin que surja, lo relaciono con un "como no me gustas para relación seamos follamigos". En fin, que la experiencia me ha dotado de varios índices con los que detectos los fracasos. Jajaja.

Dos calles más arriba Héctor terminaba su única cita del mes. Una desastrosa cita de Abril. El chico en cuestión, el cual había conocido a través del chat, le había engañado con su físico. En la cena del restaurante, el individuo no sabía mantener una conversación. Y además de tacaño a la hora de pagar parecía que sólo buscaba sexo. Se despidieron y Héctor visitó su club de solteros, mi casa. ¡Ays que de solteros hay en este mundo!.

Supongo que todos buscamos y esperamos esa cita perfecta. Tal vez con el paso de 100 citas malas aprendes lo que realmente es una buena cita. Y es que así me lo confirma David. El no considera sus citas desastrosas como malas, sino como buenas. Pues de todas ellas selecciona sólo lo que le gusta idealizando su gran cita.

En fin, dentro de poco tendre una cita. Espero que sea mi cita 101, la definitiva...

jueves, abril 10, 2008

Imaginar es gratis...


(Pulsa PLAY mientras lees el post)

Me imagino levantarme una mañana en un magnífico loft de Nueva York o de cualquier otra ciudad grande y cosmopolita, salir de la cama e irme a preparar el desayuno en una gran cocina. Allí estaría esperando mi chico, que podría ser el de la foto del post anterior. Zumito de naranja, café y un croisant. Me besa, me voy a la ventana y veo una gran vista de la ciudad. Haría sol. Me ducho, me visto, me despido y bajo a la calle para dirigirme al curro.

Por el camino escucho esta canción de fondo. Compro el periodico y recibo una llamada al móvil (última generación). Es él, me llama para decirme que se me ha olvidado la comida en casa, que me la acercará al trabajo. Yo sonrio de felicidad. Antes de llegar al gran edificio de oficinas donde trabajaría, se me ocurre comprar dos entradas para un musical y darle a la noche una sorpresa a mi chico.

Una vez en el edificio, todo el mundo me saluda y llego a mi oficina. Toda muy fashion y bien decorada. Mis compañeros me esperan para una reunión. Todos jovenes y buenos compañeros. Trabajaría en algo así como una revista, agencia de publicidad o algo por el estilo. Después de la reunión, amena y divertida, me vuelvo a mis papeles y aparece él, con la comida y un beso. Aysss.

Al mediodía almuerzo con mis amigos y al finalizar me voy con una amiga a comprar un libro en una superlibrería de la esquina. Después nos vamos a un parque a tomar el sol. Recibo otro mensajito de mi chico.

Regreso al curro, termino mi jornada y antes de llegar a casa hago unas compras. Cobraría tanto que tendría que gastarlo todo (si no se me acumularía el dinero).Jajaja. Llego a casa y le doy la sorpresa a mi novio. Dos entradas para su musical preferido. Él se emociona y me besa con pasión. No se lo esperaba. Nos vestimos, él de Hugo Boss, yo con algo sencillito (todo me sentaría bien). Jajajaja

Bajamos a la calle, cogemos el metro y vamos al musical. De escándalo, nos toca ver la actuación número 1000 y está llena de sorpresas y números adicionales. Perfecto. Ni hecho a posta. Al salir del espectáculo, él me invita a cenar. Vamos a nuestro restaurante favorito. Una tratoria. Cenamos, bebemos un buen vino y hablamos de nuestras cosas: las vacaciones, nuestro futuro juntos, lo mucho que nos queremos, etc.

Vamos a casa y continuamos con una sesión de sexo del bueno. El mejor del mundo. Nos dormimos abrazados uno al lado del otro y tenemos nuestro mejor sueño. Abro los ojos y....mierdaaa. Ha sido todo una imaginacion.

¿Te has parado a pensar como sería tu vida si sólo actuase la imaginación y no la realidad? ¿al pensar así ponemos de manifiesto nuestras carencias y deseos?

Yo creo que quien la busca la consigue....y yo sigo buscando.

miércoles, abril 09, 2008

¿Nos volvemos selectivos con el paso del tiempo?


(Pulsa Play para leer el blog con la música de fondo)

Hace ya casi dos años que estoy soltero, que cruz. Aunque he conocido a bastante gente, nunca he llegado a nada con ellos, y es que me he vuelto muy muy selectivo. Es decir, antes cuando le veía un defectillo a alguien, me decía "seguro que tiene muchas otras cosas buenas, o seguro que cambia". Pero no se lo que me pasa ahora. Y es que ahora no dejo pasar ni una. Seguramente esta es la causa de que siga solo, pero es que busco algo y no lo encuentro. Como si se tratase de un super casting de OT o Fama, aún no he encontrado el perfil adecuado.

Si los sueños se hicieran realidad, el chico de la foto, personaje que sale en la serie "Entre fantasmas" sería la persona idónea. Jajaja Bueno, según su personaje en la serie. No obstante, me fastidia haberme vuelto tan selectivo, pero creo que esas cosas no se pueden evitar. No se puede forzar a alguien a que le guste algo. Aunque también es verdad que a las personas las vas conociendo con el tiempo, llegando incluso a enamorarte de ellas. Recuerdo cuando conocí a mi Ex, este era gordito, y a mi no me gustaban así. Pero me enamoró y mira. Así pues estoy hecho un lio. De todas formas me he propuesto conocer más a las personas, aunque el miedo esté ahí.

Dos calles más arriba, un par de noches atrás, David, que aún sigue soltero, se disponía a ligar en un bar de ambiente. No había nadie que le gustase excepto un chico que estaba apoyado en la barra del bar. Según sus criterios de selección, el perfil físico de este chico era el idóneo. Así pues se acercó a él y comenzó una interesante conversación. Poco después se dieron cuenta de que tenían en común bastantes cosas. Mismos orígenes,mismos amigos de la infancia, habían vivido en el mismo pueblo,...¡¡¡eran primos!!!. Vaya casualidad, para un chico que le gustaba y va y se fija en un primo suyo que ni siquiera conocía.¿Cosas del destino?

Y al otro lado de la ciudad, Andrés se disponía a cenar viendo la tele con su novio. Me había dicho muchas veces que a medida que pasaba el tiempo, más enamorado estaba de su chico, que los defectos que tenía iban desapareciendo. Y es que el amor lo borra todo.

¿Es la selección el filtro ideal para encontrar a nuestra media naranja?¿o es sólo una traba? ¿y es con el tiempo cuando esos criterios de selección se hacen más exigentes?¿o sólo es un mecanismos de defensa para retrasar la búsqueda y que no nos hagan daño?

lunes, abril 07, 2008

Dont stop me now...


(Pulsa Play mientras lees el blog)

A veces te levantas de la cama, te asomas a la ventana y ya sabes que vas a tener un gran día. Sales de la habitación, corres las cortinas para que la luz del sol inunde la casa y te diriges a la cocina a por esa taza de café. Mientras tanto, empiezas a planear el día, eso sí, sin prisas. Los problemas quedan atrás y los pensamientos positivos empiezan a aparecer por tu cabeza. Es un "dont stop me now".

Me encanta esta canción. Me recuerda a mi época en Inglaterra cuando la cantaba con mis amigos asiáticos. Creo que está llena de positivismo.

¿Puede el positivismo ayudarte a tener un buen día? ¿teniendo un buen día puedes encontrar a tu media naranja? ¿puedes conseguir lo que mas deseas sin que nadie te pueda parar?

Preguntas muy filosóficas a estas primeras horas de la mañana. Pero lo que si creo y lo que me he dado cuenta con el paso de los años es que para gustarle a la gente primero has de gustarte a ti, sentirte guapo por dentro y por fuera. A veces este tipo de cosas se ven frenadas por malas rachas, comentarios envidiosos o no fortuitos, etc. Así pues he decidido desde esta mañana disfrutar cada día sintiendome bien por dentro y por fuera. No solo tomando bifidus activus se siente uno bien. Jajaja Quizás así me encuentre el cegato de mi media naranja. Tal vez empiece a desprender un aurea de luz bestial sintiendome bien para señalizar el camino a esa persona, ¿no?.